miércoles, octubre 31, 2007

VIOLACIÓN REMUNERADA
desde el punto de vista de los salvadores



- Considerar la prostitución como un trabajo nos lleva a preguntarnos por qué una experiencia de la intimidad humana ha sido categorizada como trabajo sexual. Esta forma de pensar no rinde cuenta en ningún caso de la violencia que constituye la transgresión de la intimidad humana. No se vende la actividad o el producto, como el cualquier trabajo, sino el propio cuerpo sin intermediarios. Y el cuerpo no se puede separar de la personalidad. El punto de vista según el cual las intrusiones repetidas en el cuerpo y los actos sexuales tolerados pero no deseados pueden ser vividos sin perjuicio es, por lo menos, dudoso.

- Las mujeres han referido en numerosas ocasiones sus estrategias para terminar rápidamente con el “cliente”, porque si las prostitutas necesitan y desean el dinero de la prostitución, no desean la sexualidad prostitucional que, en tanto que tal, es una forma de “violación remunerada”. Lo que las mujeres prostituidas tienen que soportar en su ‘trabajo’ equivale a lo que en otros contextos correspondería a la definición aceptada de acoso y abuso sexual. ¿El hecho de que se pague una cantidad de dinero transforma ese abuso en un ‘empleo’?

- Considerar la prostitución como un trabajo socialmente útil, argumentando que cumple un cierto número de funciones socialmente útiles –terapia sexual, compañía o prestación de relaciones sexuales a personas que sin la prostitución se verían privadas de ellas presupone que la necesidad sexual masculina es una necesidad biológica que no puede ser puesta en cuestión, similar a las necesidades de nutrición. Esto contradice manifiestamente el hecho comprobado de que las personas, mujeres y hombres, pasan largos periodos de sus vidas sin relaciones sexuales ¡y sin llegar al fatal desenlace que habría tenido la privación de alimento!

- El capitalismo patriarcal ha alimentado una cultura del consumo sexual y el sexo no solamente es utilizado para vender todo tipo de productos, sino que ha sido él mismo reducido, a un producto de mercado.

más aquí

5 comentarios:

pau dijo...

Desde el momento que un hombre o mujer demanda un servicio, sea cual sea su índole, y paga por ello, busca una cierta calidad, por tanto, profesionalidad. Existen prostitutos-as más o menos profesionales.
Yo tengo una amiga exprostituta, podría ser un amigo... pero es amiga. Realmente fue una gran profesional, ahora es madame, ja ja.
Tenía fama de atender a cada uno según sus necesidades, la daba su tiempo y atención, y muchas veces sin sexo. Dice que hay gente que necesita un cierto tipo de compañía, ella cobraba por ello. También que algunos hombres (esta vez sí) necesitan sexo con asiduidad y fantasía, y su físico o timidez lo hace imposible.
Lástima...
También existen soldados profesionales, asesinos profesionales, cobradores... etc. Oficios bastante tristes, tanto o más como el de prostituto.

Un abrazo.

Su gusano patético dijo...

En parte tienes razón, y en parte no. Verás, pienso que la prostitución es buena, siempre y cuando se ejerza de manera totalmente voluntaria, es decir, sin que la persona sea obligada a hacerlo, ya sea por mafias, proxenetas, o bien, por la propia situación socio-economica. En este caso, es un abuso, y por tanto un delito, bajo mi punto de vista.

Por otro lado, es indudable que la imágen de la mujer sexualmente atractiva es utilizada para vender cualquier cosa, y no estaria mal tampoco que de la misma manera, se utilizase la imágen del hombre para vender productos. El hecho de que haya un mercado para hombres y para mujeres, diferenciado, incurre a mi entender en la desigualdad. Ejemplos: Productos de limpieza -> mujeres
Coches -> Hombres

Besos.

think__tank dijo...

- Se vende el cuerpo: lo que se vende es un sevicio que se proporciona con el cuerpo.
Exactamente lo mismo que un/a masajista. La diferencia entre la prostituta y la masajista
es solamente cultural porque las dos profesiones tratan de vender un servicio: placer; mediante
un medio: el cuerpo. Las diferencias son plenamente culturales y mantenidas por tabús arraigados en
nuestra cultura.
- Las mujeres no desan esa profesión, de ahí lo de "violencia remunerada":
Si hablamos de personas que deciden voluntariamente (no esclavos) hacer ese trabajo no podemos hablar
de violencia sino de intercambio voluntario. ¿Qué no les gusta su profesión
y que es un modo no grato de garnarse la vida? Como tantos otros. Pero violencia y abuso no tienen por que existir
per se cuando hablamos de personas adultas que consienten.

- Que la prostitución es socialmente útil es un hecho: por un lado el cliente ve satisfecha una necesidad y por el otro
lado la prostituta/o obtiene una remuneración que de otro modo no podría conseguir (aunque sea temporalmente). Es decir, hay
una necesidad que es resuelta mediente la coordinación entre dos personas adultas que mediante un acuerdo acceden a hacer
determinadas prácticas que no envuelven a nadie más que a ellos.

- decir que la prostitución existe debido al "capitalismo patriarcal" es decir demasiado:
si fuera así Cuba (por poner un ejemplo como la URSS podría ser otro) no tendría prostitutas y más bien
ocurre todo lo contrario. Hay prostitución allí donde hay más pobreza ya que no hay otras ofertas mejores de trabajo.
Será entonces en los países capitalistas donde esa situación se transforme. El capitalismo hace a las mujeres propietarias
y hace posible que las mujeres sean asalariadas sin necesidad de ser prostitutas. Hoy en día en Nueva York las mujeres están mejor remuneradas que los hombres de media. (y sin leyes protectoras)
En otros sistemas la nulidad económica o
simplemente la directa prohibición empresarial provoca esas situaciones de pobreza bien conocidas y aprovechadas por los turistas del capitalismo.

corpseles dijo...

Es innegable que el mundo de la prostitución está demonizado por el sistema "capitalista patriarcal" por la amenaza que la práctica de dicha profesión supone para los valores de una sociedad de consumo esencial y superficialemte para que el hombre sea quien lleve "los pantalones". Incluso hoy en una epoca en pro de igualdad de generos.

He de decir que antes de leer el libro de Virginie Despentes "Teoría KinKong" (de donde están extraídos los textos del post) ya estaba concienciado y de acuerdo con la legalización de este oficio (se dice el mas antiguo de la historia, no se si con cierto aire sarcástico, pero no es mi caso)por el simple hecho de regularizar un sector que al ser ilegal favorece al trato de blancas , la esclavitud sexual y el comercio de personas, a parte de las desigualdades laborales que pueda haber ente esta y cualquier otra profesión legal. Por ello estoy de acuerdo con todos vosotros que la prostitución voluntaria cumple una función que es necesario cubrir.

Por lo que comenta Pau.. estoy deacurdo que hay profesiones que más que tristes son aborrecibles e incluso detestables como pueda ser asesino o político... pero el de puta no creo que sea triste en si mismo, sino por la situación en las que algunas/os trabajadoras/es sexuales se ven obligados a ejercer.

Por otro lado cierto es que la pobreza arrastra a muchas personas hacia la prostitución, pero no generalicemos esta causa efecto como la única, pq sino, no existirian las putas de alto standing (esencialmente mujeres adineradas y de clase normalmente alta).

Kay dijo...

la prostitución
confirma y consolida las definiciones patriarcales de las mujeres, cuya funciónn primera sería la de
estar al servicio sexual de los hombres.

Related Posts with Thumbnails