sábado, septiembre 29, 2007


"La violación entre íntimos constituye el nucleo del nuevo espíritu victimista. Los estudiantes organizan manifestaciones y mítines en los que las jóvenes violadas, a las que la multitud anima y aplaude, revelan públicamente su drama individual. Las mujeres agredidas se declaran "supervivientes", y se ponen a la venta posters y camisetas en señal de solidaridad. En el pasado el proyecto de cambiar el mundo entusiasmaba a los jovenes rebeldes, ahora es a las mujeres mártires humilladas en su cuerpo a las que se ovaciona."

Adaptación de Gilles Lipovetsky

Pd: la foto es de stellalee523 a la que yo violaría con mis mejores sentimientos




6 comentarios:

pau dijo...

Dicen que el violador no disfruta con la eyaculación pero sí con la destrucción mental de su víctima, con sus gritos de dolor y amargura, con sus lágrimas... en cambio de con sus gemidos, suspiros o aullidos de placer.
Nunca lo entenderé.
Y las manifestaciones? Pues si sirven de catarsis y terapia... pues bienvenidas sean.

J.M. dijo...

Voy a leer un poco de este Gilles, no tengo idea de quien es. Pero si es un poco así en los media, los nuevos heroes del siglo XXI son las victimas.
Frente al televisor la ovación se la lleva quien más sufre, no hay sitio para quien quiere llevar la contraria. O no hay sitio o no interesa.
La sociedad del bienestar que deriva hacia la psicopatología, o algo así.

Saborapie dijo...

A la gente lo que le gusta es destacar en algo, aun que sea en sufrimiento. Y depaso si salen en los medios arman un poquito de circo, pues mejor. Esta sociedad alarmista en la que parece que en este siglo fuese en el que hemos llegado al cenit del mal trato, la dejeneración y el caos moral; cuando todo esto a sido de siempre algo habitual e incluso casi natural, aceptado por ambas partes (maltratador y maltratad@).

jesúsb dijo...

"El crepúsculo del deber" es una obra que te hace reflexionar. De todas formas, Lipovetsky me parece un señor que intenta deshacerse de rémoras postmodernistas sin conseguirlo del todo. De todas formas su esencial contribución a la hiperpolítica, vía lo hipermoderno, es de reconocimiento. Y en cualquier caso suena mucho menos a tomadura de pelo que Mr. Zizek.
En cuanto a sus ideas de la mujer en tanto que víctima, uno no debería abordaslas sin haber devorado a Camille Paglia ¿No?

Erotismo dijo...

me apunto a esa dulce violación con amor a esa diosa de la delicadeza!

besos

Kay dijo...

Jamás deberíamos haber llegado al punto de tener que ovacionar a estas mujeres por haber sido víctimas de actos repugnantes y degradantes, jamás deberíamos haber llegado...porque nunca tendría que haber pasado

Related Posts with Thumbnails